Pesca intimó a Soriano y amenaza con quitarle la concesión de las algas

Diario Jornada – Trelew

La Secretaría de Pesca que conduce Adrián Awstin intimó a través de una carta documento a la empresa de Gaiman Soriano al cumplimiento de sus obligaciones laborales y previsionales con sus empleados.

Desde el área de legales de Pesca en relación al expediente que se caratula “Presunta infracción a la legislación pesquera SORIANO S.A.”, intima a que en un plazo de cinco días hábiles proceda a acreditar ante la Secretaría “certificación mensual expedida por la Secretaría de Trabajo de cumplimiento de sus obligaciones laborales y previsionales para con sus dependientes directos e indirectos, correspondientes a los meses de noviembre y diciembre de 2018 y enero de 2019”.

Y se da el apercibimiento de “suspensión o caducidad de la concesión de industria integrada”.

8 meses paralizada

La empresa hace ya 8 meses que está paralizada y no cumple con el pago de los sueldos. A partir del proceso importador del agar-agar, se dejó de realizar la producción de la materia prima en la firma valletana.

Los 23 trabajadores de Gaiman estos meses vienen cobrando un subsidio entre el Gobierno Provincial y el municipio de $ 6.500. Hasta el momento no ha habido novedades sobre cuál es la intención de las autoridades sobre la histórica firma del valle.

También hay otros 13 operarios en la zona de Bahía Bustamente que también se encuentran sin trabajar.

Marineros que operan sobre la vieira inician paro total de actividades

Sitio de Internet – Mar y pesca noticias patagónicas

Mediante un comunicado enviado a este portal, los trabajadores que se encuentran a bordo de los buques que operan sobre la vieira confirmaron que a partir de hoy inician un paro total de actividades luego de haber agotado todas instancias en el Ministerio de Trabajo.

La medida según recalcaron la inician los propios trabajadores “haciendo caso omiso a la nueva conducción del SOMU y al Secretario General que no se hizo presente ante los trabajadores”.

En ese sentido los marineros observaron que la frase acuñada por el gremio ‘Si tocan a uno nos tocan a todos’ resulta engañosa “porque aquí tocaron a 260 personas y no pasó nada”.

Recalcaron además que la disconformidad general de los trabajadores se ve acrecentada por el poco interés de la autoridades del SOMU, “priorizan otras zafras como el calamar y el langostino mientras que nosotros esperamos desde hace varios años un Convenio Colectivo que nos beneficie”, señalaron.

Finalmente convocaron al Secretario General del SOMU Raúl Durdo “para que acompañe el reclamos de sus afiliados el 7 de febrero en Mar del Plata: nos deben ese respaldo porque para eso lo elegimos”, concluye el comunicado.

Aire fresco: se da vuelta la balanza comercial

Diario Clarín – Bs.As.

Justo cuando los dólares urgen, apareció fuerte el superávit. Mezcla de recesión y devaluación.

Los números asombran, sobre todo vistos desde las urgencias financieras de hoy, y también son la muestra de una enorme oportunidad desaprovechada. Todo ocurrió en plena época kirchnerista, con súper soja y precios históricos.

Las exportaciones totales llegaron a escalar hasta el récord de US$ 83.000 millones hacia 2011, siguieron con 80.000 millones en 2012 y declinaron a 76.000 millones un año después. Más de la misma especie: entre 2003 y 2012, el superávit comercial acumuló impresionantes US$ 125.423 millones.

Fin de una serie, comienzos de otra. Con el Banco Central próximo a quedar desfondado después de gastar las reservas en el desendeudamiento estilo K y las cuentas externas ya tirando a rojo, con la fuga de capitales desbocada y una devaluación a las puertas, a fines de 2011 la realidad saltó mal a la cancha. De apuro, Cristina Kirchner implantó el cepo cambiario, racionó las importaciones y la compra de divisas y cortó la transferen-cia de utilidades empresarias al exterior.

Así, la bonanza trocó en territorio yermo sin construir nada que fuese sostenible ni pensar, siquiera, en crear un fondo de contingencia con parte de los dólares para usarlo cuando los vientos se diesen vuelta. Y efectiva-mente, el viento de la soja cambió.

Enterrada esa experiencia con mucha más pena que gloria, emergió cruda la falta de divisas. Hoy manda la ne-cesidad de conseguirlas a como sea: aunque un dato empieza a sonar a favor: aunque carísimo el combo maxi-devaluación-recesión está haciendo su trabajo y, claramente, en el frente de las importaciones. El informe di-fundido ayer por INDEC, cuenta que desde septiembre las compras al exterior han sumado cuatro meses de caídas fuertes y sucesivas, que van del 18 al 29%.

El desplome pega fuerte en los bienes de capital y en las piezas para bienes de capital, o sea, en máquinas y par-tes, con cifras que trepan al 45%. Traducido: son inversiones que se han encarecido y están frenándose.

Los autos importados también sienten el bajón, pero quedan afuera del raid los llamados bienes intermedios y por una sencilla razón. Porque llenan agujeros en las cadenas productivas y sin ellos algunas actividades se paralizarían.

Más lentamente y de un modo menos potente, las exportaciones crecieron durante noviembre y diciembre al 14,6 y 15,4%. Conclusión evidente y probada: acá, las ventas al exterior no se mueven igual ni reaccionan de la misma manera que las importaciones ante los ajustes del tipo de cambio.

Primer saldo a la vista: en los últimos cuatro meses de 2018 la balanza comercial se dio vuelta y entró en zona de superávit: nada menos que de US$ 2.946 millones. Y aun cuando el año terminó en rojo, se frenó una curva tan peligrosa como que en 2017 había avanzado hasta tocar notables US$ 8.309 millones.

Ahora la palabra clave es superávit o, si se prefiere una frase: cuál será el superávit de 2019. Según consulto-ras y especialistas podría alcanzar a US$ 7.000 millones, el mayor desde 2012. Y si las importaciones ayuda-rán con un descenso calculado en el 2%, el punto es que las exportaciones aumentarían 14,5%.

Sin llegar al 19% que ha estimado el Ministerio de Hacienda en el Presupuesto, el 14,5% resulta un buen nú-mero porque atada al crecimiento de las exportaciones va la recaudación por las retenciones. Que es como decir, que si marchan a buen ritmo más cerca estará la bendita meta del déficit cero.

Pesca: “La gente que tiene que trabajar en tierra está cada vez peor”

Sitio de Internet – El Marplatense

Desde el Sindicato de Camioneros sumaron su preocupación por la falta de trabajo en tierra que se arrastra en el Puerto de Mar del Plata e insistieron en la necesidad de que las gestiones de Provincia y Nación se intensifi-quen para revertir la problemática.

Juan Vargas, el secretario adjunto que tiene la seccional local del gremio, sostuvo que con la ida de barcos al sur por la pesquería del langostino “la gente que tiene que trabajar en tierra no lo está haciendo y cada vez está peor”.

“Mar del Plata es una ciudad turística pero no hay que olvidarse que durante los otros meses del año se mue-ve en base al Puerto”, aseveró el dirigente, quien vaticinó una presencia “muy fuerte” de dirigentes sindicales del Puerto en la marcha convocada para este jueves en la ciudad, que estará encabezada por Pablo Moyano y Pablo Micheli.

El sindicalista renovó fuertes críticas contra las políticas de la administración de Mauricio Macri y consideró que con el paso de los meses queda “cada vez más expuesto que desgraciadamente viene a hambrear al pueblo. “La gente que siempre labura hoy no llega a fin de mes. El problema es ese”, sostuvo.

Desde hace tiempo, Camioneros ha intervenido en la problemática del Puerto local, a través de la Multisecto-rial F21, integrada por gremios y organizaciones sociales, que es liderada por Hugo Moyano, el máximo refe-rente de Camioneros.

La situación recientemente fue planteada por gremios al Presidente Mauricio Macri en una reunión que tuvo lugar en Puerto Madryn. Allí, entre otras medidas, le solicitaron al mandatario que le retire las licencias a los empresarios que tienen barcos pesqueros pero que no salen a navegar desde hace años. “Buscamos que las concesionen a otras empresas que sí las quieran aprovechar”, explicaron desde el SIMAPE y el SUPA.

Estibadores del puerto denuncian irregularidades laborales, falta de trabajo e inversiones

Sitio de Interne t- El Retrato de Hoy – Mar del Plata

Estibadores del puerto de distintas cooperativas de la ciudad se reunieron para denunciar distintas irregularidades laborales que se encuentran atravesando los trabajadores del sector, la falta de trabajo y criticaron al actual presidente del Consorcio Portuario. “Se hace más pesado trabajar en un puerto que no tiene inversión y que cada vez sufre más la corrupción”, apuntaron en conversación con “el Retrato…”

“El conflicto arranca de la situación actual que hoy tiene el puerto, ya que desde las distintas empresas de servicio de estibaje venimos tratando de ayudar y poniéndole el hombro a esto, pero la realidad es que cada vez se hace más pesado trabajar en un puerto que no tiene inversión y que cada vez sufre más la corrupción”, sostuvo el referente Alberto Rozas en diálogo con “el Retrato…”

En tal sentido, precisó que “falta asfalto para que las maquinarias puedan transitar, está lleno de ratas, palomas y los trabajadores asociados a la cooperativa están trabajando en un lugar totalmente insalubre y el consorcio no se hace cargo de nada de esto” y agregó que no ven tampoco “las inversiones prometidas para poder seguir manteniendo los puestos de trabajo”.

En función de ello, Rozas aclaró que estas cooperativas cuentan con más de 700 puestos de trabajo en la actualidad. “Nos cuesta mucho seguir manteniendo esta situación de generar o de seguir manteniendo los puestos laborales, ya que no recibimos ayuda estatal de ningún tipo”, destacó.

“Las cooperativas no son de uno o dos años ni se crearon para explotar a los trabajadores, sino que trabajan de esta forma y después de 31 años hemos demostrado también que somos empresa, no solo cooperativa”, completó a la vez que aclaró que Mar del Plata tiene un puerto que “es un desastre y que ni siquiera tiene una puerta de entrada visible”.

Asimismo, indicó: “Hemos perdido y recuperado la situación del pyp, porque en los últimos tres años no se han hecho inversiones para poder mantener la seguridad. Por lo que, en vez de tener un crecimiento en el puerto, hemos retrocedido y empresas que iban a invertir en la ciudad con barco, prefirieron otro puerto. Esto nos preocupa muchísimo”.

“El calamar está indefinido. Hoy tenemos promesas que ha hecho el presidente del consorcio a los eventuales, las cuales no se las ha podido cumplir y hay una amenaza continua de un paro. Hoy estamos con la inseguridad de si los barcos van a querer entrar acá o no, lo cual es una gran preocupación”, sostuvo.

“Estamos prácticamente abandonados por lo que es el Consorcio”

Seguidamente, Alberto Ovejero se refirió a la responsabilidad del sector empresarial en diálogo con “el Retrato…” y señaló que “este año va a ser muy difícil, porque el tema del consorcio deja mucho que desear, cortó todo. El 40% de las cooperativas está sin trabajo, son muchos estibadores”.

“Habíamos pedido que no cobren el tema de las tierras y la habilitación como para no molestar con un subsidio al gobierno, nos dijo que sí, pero después nos enteramos que ahora en diciembre se mandó la factura operatoria”, apuntó a la vez que comentó que “hay muchas cooperativas que no van a poder pagar las habilitaciones, porque la gente no tiene ni para comer”.

A su vez, agregó que “no se va a poder aguantar mucho esto. De hecho, se fue casi el 60% del laburo desde hace dos años a la fecha. Hemos hecho entrar barcos regalándoles frío, espacio y demás, pero todo eso lo sacaron, el Consorcio no va a dar más nada” y aclaró: “Sino abrimos las puertas para que vengan los poteros la gente va a quedar peor sin laburo. Este año no sé cuántos vendrán, pero estamos prácticamente abandonados por lo que es el consorcio”.

Alberto Ovejero teme por un potencial estallido social

En ese contexto, el referente de una de las cooperativas portuarias, Alberto Ovejero, dejó entrever su temor al estallido social que se pueda producir este año.“A la gente no la podemos sostener más y sin lugar a dudas esto va a terminar mal, porque la falta de infraestructura e inversiones que en su momento se ha comprometido el consorcio a hacer hoy no está”, señaló.

“El Consorcio tiene un área de marketing y explotación para promocionar el puerto, pero creemos que esa área nunca la han desarrollado y que las empresas o prestadores de servicios hemos desarrollado esa tarea para buscar clientes nuevos y hacer un puerto productivo tratando de generar mano de obra, buscando que venga gente y empresas nuevas a querer apostar en este puerto”, expresó.

En función de ello, cuestionó que “el actor principal que debería buscar esto es el consorcio, no solo para llenar su arca, sino para que no se olviden que hay muchos trabajadores como estibadores, fileteros, navales y empresas prestadoras de servicio en el puerto local” como también el hecho de “no hacer un puerto competitivo para demostrar realmente lo que este puede dar y la falta de inversiones o de servicios adicionales que se pueden prestar”.

“El Consorcio Portuario no está a la altura de las circunstancias”

“Es una cuestión de gestión, de ideologías y de estar más empapados con el entorno. Hoy, el presidente del Consorcio Portuario no está a la altura de las circunstancias, ya que debería estar mucho más atento a estas cosas, porque al no haber una planificación, previsibilidad y al no haber un proyecto futuro sustentable en el tiempo todo desencadena en la falta de trabajo”, aseguró.

Y completó que “la falta de inversiones e infraestructura no hacen a este puerto algo bueno, porque hay mucha materia para traer, pero no se lo pueden sustentar, ya que los cánones son cada vez más altos, las exigencias son mucho mayores y hacen de esto un combo explosivo”. Al ser consultado por “el Retrato…” sobre si estaba quebrado el diálogo hoy en día con el Consorcio, respondió que en parte sí. “Te recibe, te sentás a hablar, pero te miente en la cara y nunca cumple”, afirmó.

Por otra parte, Rozas hizo hincapié en que “en su momento había 450 barcos trabajando en el puerto de Mar del Plata y hoy, es un puerto que no tiene más de 150 barcos. Tenemos que agiornar la resolución de habilitación con la cantidad de trabajo que hay”.

“Hoy están pidiendo una cantidad de maquinaria obsoleta, porque las cooperativas no la van a usar ya que no existe más ese trabajo. Estamos hablando de mantener 750 puestos de trabajo, seguro, obra social y un retiro digno de la gente, pero todo eso empieza a perderse porque no hay una proyección de trabajo y hay inversiones en cosas que no sirven”, detalló a la vez que cuestionó que Vidal dijo que iba a haber un acompañamiento al sector, en el marco de la crítica situación que se encuentra atravesando, pero hasta el día de hoy no se ve.

Por último, en conversación con “el Retrato…” habló sobre cómo seguirá el conflicto y las medidas a adoptar en el corto plazo. “Si nosotros no somos escuchados vamos a tomar medidas de acción directa como puede ser un trabajo eventual para reclamar lo que realmente necesitamos”,concluyó.

Conflicto sindical: FENA emitió un nuevo comunicado para reforzar su postura frente al SOMU

Sitio de Internet – Nuestro Mar – Bs. As.

Mientras rige la conciliación obligatoria dictada por la Dirección de Relaciones Laborales hasta una nueva reunión el próximo martes 22 a las 15, la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA) emitió un nuevo comunicado para reforzar su postura frente al conflicto que mantiene con el Sindicato de Obreros Ma-rítimos Unidos (SOMU).

Los empresarios destacan que “en el contexto de un país que está esforzándose por viabilizar su desarrollo y mejorar su desempeño logístico, donde impera el absurdo de que el transporte por camión, en algunos casos, es más competitivo que con buques, donde casi no hay barcos Argentinos que muevan mercaderías en el ám-bito regional y es nula su participación en el tráfico internacional, el SOMU, el viernes 11 de enero paró por cuatro días las operaciones de la flota nacional, con un resultado de 73 buques afectados, estimándose un cos-to, para las empresas de 10.500.000 dólares (sin contar las pérdidas ocasionadas a las terminales portua-rias)”.

La medida, destacan “afectó al país, provocando incertidumbre en el abastecimiento de combustible, en el tu-rismo internacional de cruceros, y dificultando la operatividad de buques de carga en todos los puertos ar-gentinos”.

FENA subraya que la la marina mercante argentina “es un sector donde no existe informalidad, donde los ma-rineros perciben salarios muy superiores al promedio de nuestro país, encontrándose entre los $ 80.000 y los $ 100.000, mientras que la remuneración imponible promedio de los trabajadores estables (RIPTE) en la Argentina se encuentra alrededor de los $ 33.000, y la de un profesor titular de la Universidad de Buenos Ai-res, con 10 años de antigüedad y dedicación exclusiva es de $ 62.377,68”, ilustran.
Distorsiones

Los empresarios enumeraron además “cuestiones sobre las modalidades de trabajo que se encuentran dis-torsionadas, que afectan a la competitividad, y que debemos modificar para que este sector comience a salir a flote”:

Por el coeficiente de francos, enfermedades, demás licencias legales y convencionales, del 0,80 por cada día trabajado, un tripulante trabaja 5 meses y percibe 13 salarios.
Por el coeficiente de francos, para tripular un barco se necesitan más de 2 tripulaciones.
Pretenden cobrar sumas adicionales por tareas asignadas para el rol que ocupan, y para la calificación que tienen, en su horario de trabajo.
Cada día feriado trabajado, se paga tres veces, dado que se paga con doble (es decir con un recargo del 100%) y -además- porque genera un franco adicional (que obviamente también se paga).
“Cabe señalar que producto del diálogo, FENA y uno de los gremios del sector , el Centro de Capitanes de Ul-tramar y Oficiales de la Marina Mercante, interpretando el escenario de grave crisis estructural de la activi-dad, y en el marco del Proceso de Reestructuración Productiva –impulsado por FENA en octubre de 2016– y en línea con la Mesa Logística lanzada como política de Estado por el gobierno nacional, a efectos de mejorar la competitividad y generar inversiones, se logró suscribir la modificación del Convenio Colectivo de Trabajo. Con el objetivo de detener la crisis y con la ambición de incorporar nuevos buques y generar más puestos de trabajo”, manifiestan.

“Adicionalmente y en consonancia con lo que pregona el Gobierno –bajar los costos logísticos y mejorar la competitividad– no solamente se está bregando por alinear los convenios colectivos existentes con las demás marinas mercantes del mundo, sino también se está gestando una agenda positiva, la cual prevé consensuar nuevos convenios colectivos de trabajo para poder competir con otras banderas en el tráfico regional de la Hidrovía Paraguay Paraná y en el tráfico marítimo internacional. Con el mismo objetivo, más buques y más tripulantes argentinos”, concluyeron. (TRADE NEWS)

Sica visitó la planta de Iberconsa y destacó la calidad de los productos que ex-porta la compañía

Sitio de Internet – Mar y pesca noticias patagónicas

El ministro de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica realizó una recorrida por la planta de proceso que Iberconsa tiene en Puerto Madryn. Lo hizo en el marco de la visita del presidente Mauricio Macri a la ciu-dad.

Allí, acompañado por el secretario de Industria de la Nación, Fernando Grasso, fue recibido por el presidente de la empresa, Alberto Freire Plana, y por el director general, Juan Pablo Basavilbaso.

El funcionario Nacional puso en valor la generación de empleo genuino y se mostró interesado por los altos estándares de calidad de los productos que elabora la compañía que con la incorporación de nuevos barcos se ha convertido en la principal exportadora de langostino del país.

Fundada en 1981, Iberconsa posee con amplia injerencia en la comercialización del langostino austral y la merluza congelada; la firma dispone de una flota de 42 barcos que operan no solo en los caladeros de Argenti-na, sino también en los de Namibia y Sudáfrica, con presencia en cinco continentes

Qué se discute en torno a la renovación de flota y los incentivos para construir en astilleros nacionales

Sitio de Internet – Pescare – Mar del Plata

El subsecretario de Pesca de la Nación, Juan Manuel Bosch, explica los detalles del proyecto impulsado por el Gobierno.

Por primera vez en muchos años asoma una intención firme de avanzar hacia la renovación de la flota pesque-ra. El tema fue el eje saliente de la reunión que encabezó el presidente, Mauricio Macri, en Puerto Madryn con diversos actores del sector.
En principio, el Gobierno anunció la disponibilidad de 500 millones de pesos en créditos para la construcción de barcos en astilleros nacionales. Teniendo en cuenta los valores de mercado, se trata de un monto acotado, pero que en la industria naval valoran como un primer paso.

Entre los armadores predomina la cautela no debido la saludable intención de generar instrumentos financie-ros, sino por el proyecto marco que acompaña la iniciativa y que muchos conocieron en profundidad cuando ya estaban sentados frente a Macri.

Pescare.com.ar dialogó con el subsecretario de Pesca de la Nación, Juan Manuel Bosch, sobre las líneas genera-les del proyecto oficial que, de aprobarse, involucraría reformas a la Ley Federal de Pesca y tocaría aspectos vinculados a las cuotas y la capacidad de pesca de las unidades.

– ¿Proyecto de ley o decreto para impulsar la renovación de flota?

– Tenemos un proyecto de ley que puede transformarse en Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU). Las dos opciones fueron debatidas en la Mesa de la Pesca y la Industria Naval. El presidente Macri dijo que hasta mar-zo era viable presentar un DNU. Hay que trabajarlo. Ya estamos con un borrador avanzado. Durante el año pasado me he reunido con las cámaras, con sindicatos, con empresarios, con bancos… Hoy ese documento está circulando y se está trabajando.

– ¿Cuál es la base conceptual que se plantea?

– Nosotros hoy estamos equilibrados en cuanto a cantidad de barcos. No queremos más barcos, pero sí me-jorar los que tenemos, renovar la flota. Obviamente esto va a requerir tiempo, no se hace de un día para el otro. Queremos fomentar también la construcción en astilleros nacionales. Estratégicamente es importante que tengamos desarrollada la industria naval, acorde a la extensión y riqueza de nuestro mar. Eso nos va a dar una posición estratégica importante frente al mundo. La idea es cambiar barco por barco.

– ¿El permiso de pesca operará como garantía para tomar crédito?

– Hoy tenemos que los permisos de pesca no pueden ser dados en garantía, básicamente porque el Estado te-nía la facultad de sacártelo cada seis meses. Dentro de este decreto se hizo todo un mecanismo orientado a que los bancos puedan tomar como garantía los permisos y que todo esto genere un mejor ranking a las em-presas a la hora de tomar crédito. Por otro lado, queremos generar distintos beneficios.

Botadura del fresquero “Acrux” en agosto de 2018.
– ¿Beneficios de qué tipo?

– Desde Pesca hemos trabajado para generar incentivos hacia los armadores que decidan construir en astille-ros nacionales. Para esos casos estamos proponiendo generar un 10 por ciento más de capacidad de pesca mediante eslora, bodega, cuota…

– ¿Cómo compatibilizar esa idea con la premisa de no aumentar el esfuerzo pesquero?

– En este caso, como tenemos las pesquerías equilibradas, los que trabajen en astilleros nacionales van a te-ner ese beneficio. Creemos que es razonable. Ya se ha hecho otras veces. Cuando se pasó de los barcos de ma-dera a los de acero se dio un 10 por ciento más. Es algo que se ha probado, que ha funcionado. No estamos ha-blando de generar permisos nuevos, sino de generar una pequeña mejora. Para los barcos que sean construi-dos en la Argentina también estamos trabajando una mayor ponderación en las futuras cuotificaciones. En 2024 se vencen todas las cuotas, va a haber que recuotificar. Es un plazo cercano, con lo cual pueden hoy los armadores empezar a hacer sus inversiones. Nadie hace una inversión de dos, tres, cuatro o diez millones de dólares si no está pensando a diez o quince años.

-¿Cuál sería la tolerancia en términos de años para la antigüedad de los barcos?

– Estamos trabajando tres variables. Una es que no haya más barcos mayores a cuarenta años que despachen a la pesca. Hoy la mitad de la flota tiene un promedio de más de treinta y cinco años. Son casi trescientos bar-cos con esa antigüedad. No hay capacidad acá, ni en el mundo para hacer esa cantidad de barcos, con lo cual la propuesta es tomarse veinte años para llegar a ese objetivo. En los próximos veinte años ir renovando toda la flota. La idea es darle tiempo a los armadores y a los astilleros para trabajar. Entendemos que es un plazo ra-zonable.

– ¿Qué pasará con los barcos que hoy están siendo renovados casi en su totalidad?

– Está previsto para casos donde se intervenga sobre más del sesenta por ciento del barco en el país, se le va a dar veinte años más de plazo. Contemplamos esas inversiones porque en definitiva lo que queremos es mo-dernizar nuestra flota.

– ¿Qué recepción encontraste en el sector? Hay armadores que están planteando algunos reparos al proyec-to…

– Hoy (por el sábado pasado) tuvimos una reunión con la gente de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera y Udipa. A todos les pareció bastante razonable el tema de los plazos, los tiempos y el objetivo de ir llevando a la Argentina a tener una flota moderna. Ahora nos queda una ronda para trabajar con las distintas cámaras y distintos actores. Obviamente, la discusión está abierta. La idea es llegar a algo que nos sirva a to-dos: armadores, astilleros y a toda la comunidad portuaria. Hoy a partir de la fusión entre Agroindustria y Producción tenemos el mismo ministro, Dante Sica, que está muy interesado en este tema, al igual que el pre-sidente Macri. Hay que buscar distintas líneas que le van a servir a algunos y a otros no. Cada uno tiene que tomar lo que le sirve.

– El anunciado fondo de 500 millones de pesos para destinar a la construcción de nuevos barcos parece insu-ficiente. ¿Qué mirada tenés?

– Puede ser, pero es un inicio. Si a eso le sumamos esta ley o decreto donde mejoramos la garantía, donde se empieza a mover la rueda. Creemos que los privados también pueden entrar. El presidente fue claro cuando dijo que la pesca exporta, genera dólares, con lo cual los bancos pueden mirar al sector con interés.

El Gobierno provincial gestionó el traspaso de buques de la ex Alpesca a Red Chamber

Diario El Chubut – Comodoro Rivadavia

Al respecto, Awstin manifestó que “tanto tiempo de espera está dando sus frutos, sin conflictos, con anuncios concretos. Se firmó junto al apoderado de la empresa Red Chamber en Argentina, la entrega de dos nuevos buques de la ex Alpesca. Habíamos firmado la del Promarsa 3, que se encuentra amarrado en el muelle Piedra Buena, está en reparación y junto a la empresa estamos intentando que vaya navegando hacia Mar del Plata”.

EN MAR DEL PLATA
“Por otro lado tenemos los dos barcos de la ex Alpesca amarrados en el muelle de Mar del Plata que acumulan una deuda importante de uso de muelle, la empresa no solo toma los barcos sino que afrontará el pago de esta deuda y tiene turno para subir uno de los barcos (Cabo Vírgenes) a dique seco y comenzar a ser reparado”, informó el Secretario de Pesca.
Awstin agregó que “se apunta a que a partir de mayo el barco esté operativo en el agua pescando y generando nuevos puestos de trabajo y más mano de obra para los madrynenses. Esto es lo que se buscaba pero a través del dialogo, lo hemos firmado y la semana entrante el apoderado de Red Chamber junto con su representante legal y encargado de administración de Alpesca se trasladarán a Buenos Aires a hacer las gestiones de rigor en Prefectura Naval”.

Tras haber recibido una inversión de 8 millones de dólares, el “Ponte de Rande” volverá a navegar

Sitio de Internet – Pescare – Mar del Plata

El buque cuenta con un nuevo motor, equipamiento e instalaciones completamente renovadas que incluyen mejoras en cuestiones de seguridad.

Cuenta regresiva para regresar a zona de pesca. El buque congelador “Ponte de Rande” atravesará el próximo martes una serie de pruebas técnicas. Si todo sale como su armador Antonio Solimeno espera, volverá a operar.
Atrás habrán quedado once meses de estadía en el muelle. En el proceso la empresa invirtió unos 8 millones de dólares para el recambio de su planta propulsora y motor auxiliar, renovar puente de mando, planta y camarotes, entre otras secciones.

Entre las mejoras más relevantes se cuenta justamente el reemplazo de su motor principal original, un Deutz 358 por un nuevo Caterpillar MaK M32 que además de propulsar a la embarcación, tiene la capacidad de proveer energía eléctrica al equipamiento de a bordo.

Según explicó Solimeno, la adquisición de este nuevo motor fabricado en Alemania demandó una inversión superior a los 2 millones de dólares y la implementación de una compleja tarea logística no sólo para su transporte, sino también para su montaje.

El empresario precisó, además, que la decisión está en sintonía con el objetivo de “unificar la tecnología” de su flota y de evolucionar hacia el cumplimiento de normas de sustentabilidad, especialmente en materia de eficiencia y emanación de gases.

Etapas del trabajo

La remodelación del buque se realizó a través de un proyecto elaborado y conducido por el propio Grupo Solimeno. El trabajo contó con el aporte de una red de proveedores y talleres, en su mayoría de origen marplatense.

“Este buque permaneció inactivo durante once meses y su actualización representó un enorme desafío para todos los que intervinieron”, destacó Solimeno.

Se actuó sobre la planta de procesamiento y congelado a bordo, instalaciones eléctricas y sanitarias, equipos de refrigeración, puente de mando, camarotes, cocina y comedores para mejorar así la habitabilidad y proveerle a la tripulación un mayor confort.

De acuerdo al cálculo que realiza Solimeno, unas 180 mil horas-hombre fueron necesarias para llevar adelante la tarea. “Durante todo este tiempo hubo entre setenta y noventa personas trabajando diariamente a bordo”, indicó.

Nueva tecnología en el puente.
El “Ponte de Rande” puede navegar con una tripulación de hasta 58 personas y entre otras características cuenta con una capacidad de carga de mil toneladas y una planta con posibilidades de congelar hasta cuarenta y cinco toneladas diarias.

Además de realizar el congelado y el procesamiento a bordo, el buque también dedica parte de sus capturas al abastecimiento de plantas radicadas en el puerto local, donde la materia prima es reprocesada y transformada en productos elaborados.

Nuevas comodidades a bordo.
“Esta obra nos permitió actualizar los equipamientos de seguridad y además renovar las instalaciones para el tratamiento de los residuos oleosos y de las aguas residuales (…) La obra demostró no sólo la capacidad del personal técnico de nuestra empresa para planificar y concretar un trabajo tan complejo, también puso de manifiesto la aptitud de las empresas del puerto de Mar del Plata que fueron convocadas para sumarse al proyecto”, destacó el empresario.

Por último, Solimeno expuso que mediante las pruebas en dique se comprobó que el casco del “Ponte de Rande” está en óptimas condiciones, lo que impulsó a la empresa a realizar esta millonaria inversión que garantizará la continuidad operativa de la unidad por varias décadas.